Páginas vistas en total

lunes, 16 de noviembre de 2015

...el San Benito que nos apetezca!

No se cuanto va a precipitar a lo largo de esta estación en los ombligos de las llanuras de Topares. Lo que si se deciros es lo anormal que bajo mi perpectiva presencio este otoño en curso. Un otoño de baja ocupación los fines de semana.Las habituales setas de cardo no asoman sus sombreros en las umbrias mas soleadas .Las nieblas cabalgan dia tras dia en las noches adbicando en un rocio omnipresente y pegajoso. Y para mas inri los dialogos vecinales se convierten en empujones entre sus fornidos pechos. No halago forma alguna a esta estación de hoja caduca .¿Estamos ante un cambio de ciclo? Es posible si atendemos y observamos detenidamente lo que hoy acontece y no sea posible mientras ignoramos cuanto aqui ocurre. Podemos hablar de malas coyunturas o aviones fantasmas que con quimicas nos cambian el tiempo en una decima de segundo. Como poder podemos señalar con nuestros dedos todo aquello que con una minima disección le colocamos de alguna manera el San Benito que nos apetezca.Pero permitirme abandonaros en vuestro vago empeño, yo no entiendo de embrujos y pocimas de entuertos, yo entiendo de daños al borde del Ozono, yo analizo informes de medio mundo y nada asoma con gracia a nuestro tradicional empeño. Debemos reaccionar de una manera proporcional a la invasión de malas praxis por las ya estudiadas consecuencias de un sistema egoista global dañino donde prima la producción en los bolsillos de unos pocos gurus financieros de medio mundo.Debemos entender que para volver a comprender que táctica es la mas adecuada en nuestras producciones de secano debemos no ser  conservadores de humo, hagamos un digno progreso en nuestro esfuerzo si de verdad queremos mantener una historia de vida eterna y de labor agricola desde tan antaño pero por estar bien claro con beneficios a la altura de nuestros equitativos deseos, debemos reaccionar si nuestros bolsillos algun euro quiere entrar.

miércoles, 30 de septiembre de 2015

....Continuación : Anoa la niña neolitica de Santonge

Anoa despertó esa mañana con su mirada puesta en aquellas pinturas que plasmaban los adultos del Clan en las paredes del abrigo. Su mirada se fue centrando en una silueta con referencias a un gran ciervo. Los trazos le intuían un precioso macho con sus cuernas engalanadas como otras veces había visto en aquellos paseos que realizaba de vez en cuando con Apos en la zona más boscosa del estrecho. Anoa pensó que quizás el motivo de dejarlas impresas en la pared podía ser debido a no dejar en el olvido aquellas cosas que pertenecían a tu entorno y que de alguna manera intuyo formaban parte también de la felicidad del Clan. Los ciervos una vez cazados ofrecían carne para cocinar, huesos para tallar y pieles para protegerse del frio. ¿Como íbamos a olvidar aquellos seres del bosque que tanto nos ofrecían?

Aquella pregunta quedó contestada y aclarada para Anoa, las cosas que son de alguna manera de vital importancia para el Clan hay que conservarlas en su justa medida y por tanto ser muy agradecidos con esos seres que prestan con su muerte que nuestra vida sea más alargada y placentera. Esto le quedó muy claro a Anoa a partir de ahora cundo presenciase un Ciervo o otro animal que pudiese ser cazado para alimentar y evitar el frío del Clan lo admiraría tanto en vida como en su muerte por ser un ser tan especial.

La mañana la sentía cálida de más, arrollada en mis pieles me sentía acalorada y me dispuse a bajar a la poza del arroyo de Santonge a refrescarme un poco sobre todo mis pómulos de mi carita que habían tomado un color muy parecido a la frambuesa silvestre. El agua estaba divina y sus gotitas me cambiaron el color de mis mejillas de frambuesa a piñón piñonero.

Tras regresar de la poza de nuevo al abrigo me rondaba en mi pensamiento plasmar en un trocito del abrigo una pintura en señal de homenaje al gran Ciervo por su importante contribución a la longevidad del Clan. Dicho y hecho tome prestada una taza de barro con restos de pintura e introduje mis dedos para cargarlos de pintura y llevarlos al paño del abrigo elegido e intentar plasmar un gran Ciervo con su belleza intacta. Mi pensamiento se fundía con el movimiento de mis dedos pringados de pintura y poco a poco esas cuernas fueron apareciendo en el dibujo tal como yo las recordaba. Una vez dibujadas las cuernas dibujé con esmero su cara con su hocico de color negro y sus ojos amplios y oscuros como el azabache. Mi gran Ciervo ya estaba plasmado, mientras se secaba bajé de nuevo a la poza del arroyo para limpiar mis dedos de pintura y al terminar de limpiarme a fondo mis lánguidos dedos una especie de gemido hizo que alzase mi mirada a lo alto del Calar que había enfrente y presencie la silueta de un enorme Ciervo que al parecer a mi me contemplaba desde su posición. Tras fijarme en él unos segundos, aquel precioso ungulado desapareció de mi campo de visión como de una estrella fugaz se tratase. Quizás el gran Ciervo también es muy consciente de su relación con el Clan y por ello tal vez hizo acto de presencia en vida mientras que yo le hacía presente en muerte.

Anoa tras reflexionar sobre este hecho volvió a divisar su pintura del gran Ciervo con una ternura implicada por el avistamiento de hacia unos minutos del gran ciervo en el Calar. Anoa le quedó claro debido a este hecho que las pinturas son el agradecimiento y el homenaje a estos  seres  tras utilizar su muerte en beneficio de todo el Clan.

                                 

Un fallo lo tiene cualquiera,menos tu claro está!!




Esta va a ser la noche de la que te hablé,Una noche cualquiera en la que te  atreveras a burlarte de la cansina oscuridad.Bajas al portal y una musica encantadora te hace caminar.Los contenedores de basura se atiborran de bolsas oscuras, es su hora "star".Una esquina meada por un can de capital te hace virar y tu gesto del cigarrillp está por desfallecer sin más.La siguiente calle no tiene nada que observar, ni tampoco nada que fisgonear es tiempo de abstraerse con la mirada sin mas a ras de la acera que has de pisotear.Al poco tiempo de callejear una estrella se deja divisar, una estrella que quiere asomar en mi cabizbajo merodear.Una fugaz pasada y en segundos la olvidarás como el can y su meada.Esa calle huele a huerta y me quiere seducir con trocitos de tierra con engarzes de plantas y caballones a medio rezumar.Unos ladridos al fondo del espacio sin explorar te condicionan de nuevo tu difuso patear.Solo pienso conversar con la luz del mas allá y no estar solo al pasear, pero dan las agujas del reloj del tiemplo: tic tac, tic tac , nervioso por enterarme de lo que soy mas alla de mi manzana actual..Cualquiera regresaria de esta boca de lobo de noche que no es para ti ni para mi, entonces no me obligues a arrastrarme si la luna esta donde quiere estar.Mi fallo no es grave ni tampoco suave, ausentarme es la clave en esta noche oscura de nuestro confuso y eterno conclave.Por ello pienso la vuelta darme y de ningun modo adentrarme en los huecos de esta onirica calle donde nunca se sabe si su regreso es garantia para aguantarte.Un fallo lo tiene cualquiera, menos tu, claro está si tu nunca merodeaste una calle tan aparte de ninguna parte.

jueves, 16 de julio de 2015

A mi amigo Aurelio

Ahora que te has ido amigo Aurelio, ya no percibo calle arriba tu mirada prestada en la lectura ni tampoco tus afables buenos días, te has ido y nos has dejado la calle San Vicente sin tus poesías de hombre  sabio.Tu porche engalanado de flores de mamo de tu Encarna, siempre te alojabas sentado con tu  bolígrafo y papel en mano.Otras veces te veía en familia o con vecinos en el porche charlando de vuestras cosas pero siempre tenias el detallazo de quien pasara a tu altura por la calle de saludarle amablemente.

Recuerdo aquel día  cuando me explicabas como se horneaba el pan de hogaza, con todo lujo de detalles me diste una lección panadera  magistral.También recuerdo el día que fuimos al mercadillo de antigüedades de Velez Rubio con que gracia entablabas el trato con aquellos bohemios vendedores del arte del pasado.Al regreso de nuestra visita del mercadillo paramos en Maria en el Rte el Panzas donde con la generosidad que te distingue pediste con tu boca todos aquellos manjares para deleitarnos con el buen sabor de las tapas y la exquisita atención que nos prestaste.Nunca olvidaré amigo Aurelio tus buenos días o buenas tardes, sinceramente con tu amigables palabras fueran las que fuesen la verdad  calle arriba o calle abajo se me hacia mas corta.

Adios Amigo Aurelio.

miércoles, 10 de junio de 2015

LA POLEMICA FUTBOLERA

Es que si no escribo reviento ! Hay que ver la que se ha montado con la Champions, que si silbidos al himno nacional, que si un manchego se abandera con la bandera catalana, que si un portugués se abanderó con una bandera española en la anterior Champions. y mil versiones de una competición que tan solo trataba de elevar el futbol de clubes a la vanguardia de la gloria del lejano balonpie. Hay una crispación social de carácter patriota en ambos lados de un campo de fútbol, cosa que jamás he visto en un libro de reglamento de fútbol.Estamos confundiendo el norte con el sur, el este con el oeste y si me lo permitís el balón con las urnas electorales.No hay mas que ver la osadía que la gran mayoría de los forofos futboleros politizan aquello que en otros estadios electorales estarían mas apropiados de verter las mencionadas criticas que se están produciendo pero no, las canalizan en campo ajeno.A mi de pequeño me enseñaron que al pan se le llama pan y al vino, vino.De esto si veo fútbol quiero ver exclusivamente fútbol., si veo anti deportividad o politica en el futbol me veo un documental de la 2 no sin sorprenderme de tanto caos mediático por un partido de fútbol.La gente no entiende que una bandera la vitaliza unas corrientes de aire, la gente no entiende que un divertimiento es una vía de escape a la presión del sistema que soportamos día a día. No debemos caer en los brazos de quien nos hacen bailar con los hilos de una marioneta. Debemos disfrutar de aquello que  once jugadores pueden hacer con un balón y no con una bandera o con una afición impositiva.
Ya esta bien de tanto fandango patriótico en ambos campos de juego, yo quiero ver fútbol o un docu de la 2, pero jamás unos espectadores de fútbol hartos de esnifar tanto speed patriótico y mediático partido a partido de futbol.

jueves, 23 de abril de 2015

Anoa la niña neolitica de Santonge

Esa niña de pelos desbocados descendía a toda prisa entre sonrisas por aquel sendero pedregoso y angosto con una mariposa pillada entre sus anélidos dedos. Llego como casi siempre alocada a la charca donde parte de su tribu ya la esperaban para juntos ir a recolectar algunos alimentos como setas y huevos de aves. Anoa así se llamaba esta niña neolítica del asentamiento Neoltico del Estrecho de Santonge. Anoa tenía apenas unos 6 añitos y era la niña de pómulos pecosos más divertida de su tribu, tanta era su simpatía que los adultos del Clan de los altiplanos, la llevaban casi siempre a todas partes por sus dulces fechorías infantiles. Además Anoa tenia la virtud de tocar maravillosamente la flauta de hueso emitiendo unas melodías que embelesaban aquellas expediciones del clan, siempre  en busca del sustento del día.
 La niña miró fijamente a la linda mariposa que llevaba atrapada en su mano y comprendió muy rápidamente que debía liberarla pues con sus manos tenía que recoger alimentos para ayudar a la recolección del clan. Así que puso de inmediato al insecto a volar y  se agarró de la mano de Apos, el brujo del clan, todos se dispusieron a caminar arroyo abajo. El clan solía frecuentar en grupo desde su abrigo de Santonge  hasta el pequeño valle de Derde en busca de patatas silvestres y algunos huevos de perdiz. También junto a los márgenes del arroyo existían zarzales de zarzamora donde todos buscaban con precaución la baya más madura. Así recolectaban entre todo el Clan para luego compartir la comida al fuego de la acogedora gruta. Pero este día que pretendía ser un día apacible  como otro cualquiera, comenzó de repente a ennegrecer sus cabezas con un cielo que tendía a parecerse mucho a la boca de un lobo. Mientras todo el clan intentaba reagruparse debido a el fuerte viento arremolinado que se formaba y evidentemente no dejaba ver las siluetas de los miembros del clan más allá de 2 metros entre ellos. Entonces Apos, el brujo, intuyó que estaban en serio peligro pues el arroyo siempre que ocurría una fuerte tormenta  como la que acontecía en muy poco tiempo crecía el nivel de sus aguas. Apos , alzando su hueso tallado de fémur de cabra montesa , gritó a todos para que subieran  sin perder nada de tiempo a la ladera agarrándose a los arbustos de tobas y espartos. Había que salir del arroyo antes que la gran avenida de agua los atrapase a ellos en medio.
Anoa, debido a su escaso peso corporal  y a la misma fuerza numantina del viento y la lluvia que acontecía, quedó atrapada en mala posición en un espinoso zarzal y además le era imposible pese al aviso de Apos dirigirse fuera del arroyo con el resto del clan. Allí atrapada sin que nadie escuchase sus gritos de socorro, el agua del arroyo empezaba a subir su nivel, al mismo tiempo que se veía rodar algunas piedras y troncos por la furia de las aguas que poco a poco aumentaban en el estrecho arroyo. De repente pudo tocarse su pecho en un movimiento de redención y Anoa se percibió que llevaba aún entre sus pieles la flauta de hueso.Sin dudar por un momento con la mano más desocupada, se la llevó a sus tiernos labios y sin perder nada de tiempo comenzó a silbar sonidos intensos con todas sus fuerzas. Esto mismo hizo que Apos, escuchara los silbidos (mientras ponía a salvo al clan) procedentes de la flauta de Anoa. Apos  dio los últimos consejos al grupo y les dijo que se pusieran a salvo de la crecida de las aguas que él tenía que ir a socorrer a Anoa..
Apos regreso a la orilla del arroyo que ya empezaba a estar muy crecida sus aguas pues no paraba de llover intensamente. Se paró junto al borde y vio un tronco de pino blanco alargado quedaba inmovilizado por una gran roca dentro del cauce del arroyo. Sin esperar un segundo más saltó sobre el tronco y con mucha valentía y equilibrio advirtiendo del peligro de caer en la rápida corriente, llegó sin miedo hasta la otra orilla. Comenzó a llamar a Anoa  y a escasamente unos metros divisó a la niña atrapada en la maraña de espinas de la zarzamora. Sacó de su bolsillo una navaja afilada de sílex y sin mediar palabra, corto y corto las ramas pinchosas que enmarañaban a Anoa entre su haraposo vestido de pieles. Volvió a guardarse la navaja y con sus manos sacó a Anoa del arbusto que la inmovilizaba. Anoa estaba totalmente desfallecida. Apos la tomó en brazos y sorteando de nuevo el viento y la lluvia tan intensa no perderia ni un segundo, debía cruzar de nuevo el arroyo antes de que el tronco fuese desbloqueado por la brava fuerza del agua. Apos  rezó unas oraciones al dios de la tormenta y empapado decidió saltar sobre el tronco con Anoa en sus brazos. El viento y la crecida vapuleaban el tronco encallado, pero Apos, volvió a murmurar con sus labios cortados nuevas oraciones y apretando con sus brazos aun más fuertes a Anoa, consiguió llegar con mucha suerte hasta la otra orilla. Allí le esperaban algúnos miembros del clan que atentos levantaron a Apos y a la niña del suelo y apoyándose sobre ellos apartaron a Apos y Anoa del aquel infierno de agua.

Ya en lo alto de un cabezo y a cubierto por la frondosidad de una encina, dejo caer con delicadeza  a Anoa sobre una cama de esparto que habían preparado los hombres del clan un rato antes. Apos al instante intento reanimar a Anoa despejando sus cabellos mojados de su cara. Anoa abrió uno de sus parpados y con una sonrisa muy débil hizo que Apos respirase con cierta serenidad.

(CONTINUARÁ)

De nuevo Anoa tras la fuerte tormenta había recuperado mucho sus fuerzas gracias a la calidez del fuego de la gruta y a la pócima de aceite de bellota que como ungüento le había puesto Apos en los cientos de  arañazos dibujados en su piel. No había nada como restablecerse con los mimos y atenciones que le aportaba el Clan. Anoa se sentía feliz aunque en estos momentos de flaqueza y recuperación  recordaba muchísimo a sus padres biológicos, muertos hacia ya algún tiempo debido a el ataque de una manada de lobos hambrientos cerca de las llanuras de Topares. Solo recordaba de aquel día cuando su madre le llevó bien abrigada en unas pieles al amanecer  y le dejó  con unos parientes. Su madre le acostó  con sumo cuidado cerca de la hoguera y con un dulce beso en su pecosa mejilla le susurró suavemente hasta que se quedó de nuevo dormida. Sus padres salieron de caza y jamás volvieron con su hijita. Esta desgracia la tuvo que superar  Anoa con una edad muy temprana, pero gracias al calor humano del Clan pudo superar esta pérdida tan grande de sus progenitores.
Anoa, dos días después decidió salir de la gruta y sin dolor alguno se dispuso como casi siempre había hecho  al iniciar el día escalar el risco de las buitreras para contemplar la inmensidad del valle del rio Caramel y así allí inmóvil como atónita sosegar su joven espíritu. Anoa, abrió sus brazos imitando el vuelo de un buitre y cerrando sus ojos  su pensamiento se elevaba entre las fluctuantes corrientes de aire empezando a recorrer mentalmente ese valle tan majestuoso. Anoa  percibía los aromas  a campo de flores aromáticas, los alocados vuelos de la mayoría de insectos  y pajarillos, la tímida salida de conejos en busca de brotes tiernos verdes. En general todo ese mecanismo que genera la naturaleza por si misma, estaba en su punto de mira y claramente lo estaba disfrutando como casi siempre la niña de pómulos pecosos.
Anoa regreso de su vuelo espiritual y sentía en su corazón que tenía que agradecer a Apos  por su dedicación y cura de sus heridas. Apos al inicio del día solía preparar una infusión de hierbas estimulantes al Clan antes de que salieran de nuevo en busca de alimentos por las inmediaciones del estrecho. Anoa  al llegar al abrigo vio a Apos removiendo  con una vara de fresno el interior de una vasija de cerámica junto a un fuego humeante. Apos le invitó al percibir su presencia a  acercarse a él y la niña sin mediar palabra alguna se entregó en un efusivo abrazo con él. Apos elevó su mirada al cielo y en una corta oración se prometió que siempre cuidaría de esta niña tan especial.
Anoa, hacia ya mucho tiempo que no visitaba el hormiguero que se encontraba junto al arroyo. Como si de un juego se tratase la mano de la niña interfería en las pistas de las hormigas apartándolas con una fina varita de granado. Las hormigas se descompensaban en la orientación por unos segundos  y esto sonsacaba una picara sonrisa de Anoa, pero de nuevo volvía a poner a estas hormigas en su camino y todo volvía a la normalidad.
Anoa también le gustaba arrojar a la corriente del arroyo pequeñas ramas secas de pino y seguirlas corriente abajo. Algunas veces utilizaba escarabajos como navegantes en solitario a lo largo del trayecto  subidos en las pequeñas ramas flotantes. Era todo un placer para la curiosidad de Anoa y una experiencia acuática en toda regla para el equilibrio al que se prestaban los patosos escarabajos.

En el dia a dia de Anoa  siempre ejercía de las pequeñas aventuras de las cuales coparticipaban cualquier elemento del entorno de la niña. No había tiempo por desperdiciar siempre había un entretenimiento posible en donde la creatividad de Anoa pudiese estimular su dura vida.
(CONTINUARA)

Anoa sentada junto al fuego sacó su flauta tallada de hueso y empezó a recitar una bella melodía que había compuesto para deleitar a todo el Clan en una noche tan estrellada.Era una melodía que había compuesto bajo las estrellas del inmenso firmamento con la intención de compartir ese transito de constelaciones que se perpetuaban en el tiempo. Anoa quería transmitir a través de la fusión de sus sonidos emitidos la infinidad de puntitos que brillaban en el infinito universo que les techaba. La música de Anoa se propagaba por las inmediaciones del abrigo del estrecho,Todos los miembros del Clan percibían en sus corazones como se ralentizaba su pulso para no interferir con la bella melodía que interpretaba Anoa .Por un momento y mientras duró el recital de la melodía todos los miembros del Clan buscaron el calor humano de sus compañeros más próximos uniendo sus ásperas manos.Mientras duró su interpretación, Anoa sintió en lo más profundo de su corazón un nexo espiritual por sus padres pues de ese firmamento entendía le estarian escuchando en cuerpo y alma.

Casi todas las noches la gran mayoría de los miembros del Clan se reunían junto al cálido fuego para escuchar algunas historias que con mucho esmero relataba regularmente Apos. Esa noche,Apos comenzó el relato acerca de un enorme Jabalí que estuvo poseído por el mal. Este Jabalí era un animal del bosque como otro cualquiera, pero todo comenzó cuando su condición de avaricia le llevó al enfrentamiento casi continuo con los compañeros de la manada por atribuirse casi siempre ser el primero en probar los mejores hallazgos de comida. Esto hizo que el resto de la manada no se alimentara como era debido y así poco a poco enfermaran por la escasez de una equilibrada dieta alimentaria .Al mismo tiempo el Jabalí avaricioso fue creciendo y creciendo hasta llegar a un sobrepeso no muy normal dentro de su especie.Aquel Jabalí vio con el tiempo como los miembros de su manada fueron muriendo al tiempo por culpa de su propia voracidad la verdad cierta no dejaba comida a repartir entre los miembros de la manada. Esto mismo desató la muerte de toda la manada por inanición mientras que el glotón del Jabalí engordó hasta la saciedad. Transcurridos los días el Javalí glotón había engordado tanto que esto le imposibilitó salir a buscar comida por si mismo en el bosque. Ahora tenia hambre pero no podía encontrar comida debido a su gran peso, sus huesos no podían sustentar tanta masa de carne. Esto hizo reflexionar al Jabalí glotón ¿Que he hecho para estar así? Se dejó caer junto a un enorme tronco viejo de roble y reflexionando llegó a la conclusión que su propia avaricia había acabado con su manada y que el también moriría de la misma forma. El animal llegó a la conclusión que estaba poseído por las fuerzas del mal y de este resultado acabó en tragedia de todos

Tras la exposición de esta fabula cuento por parte de Apos, el fuego del abrigo se había reducido en intensidad, los niños incluido Anoa habían cerrado sus ojos y con postura de sueño se entregaron en cuerpo y alma al dios Morfeo. Entonces Apos, sonrió al ver como todos los miembros del Clan se acomodaban junto al fuego para descansar en la noche estrellada y como ultimo gesto en la fría noche  a su tribu arrojó unos cuantos troncos secos mas al fuego para mantener los cuerpos calientes de sus compañeros de abrigo. Apos, sonrió tímidamente y echándose sobre las manta piel comenzó su plegaria de oraciones para pedir a su Dios el bienestar del Clan y se dispuso a soñar sin más.
(CONTINUARA)




miércoles, 22 de abril de 2015

La primavera no es una quimera!

No nos engañemos la primavera no es una mera estación! Yo diría un casi eterno pacto entre un invierno soso  y un verano de  aguardiente .La primavera siempre asoma provocando jolgorio entre la biodiversidad ya cansina de tanto moho y escasa luminosidad. Pies nos dá para caminar entre tantos caminos repletos de brotes verdes, sonidos de piar  y aroma que yo prefiero de galante azahar. Son tantos los cambios en este tránsito que te permiten meditar entre choperas de ribera  y el descenso del agua escuchar. Darte un respiro sin más, todos los problemas dejan de colmatar, se abren espacios y la luz que dura unas horas más. Ahora son momentos de sosiego entre payasadas de las simpáticas ardillas, también de muchos escuadrones de insectos interfiriendo con sus molestos revoloteos la paz de nuestro encuentro. Las flores mostrando sus pétalos  embellecidos como si de una alegórica explosión multicolor se te impregnan en mi vista de lo cotidiano ya bastante deteriorada. Las sensaciones en este estadio de revolución a la implicación de un sol más generoso en su participación de los nuevos días  me hacen coparticipe de tantos cambios en la madre naturaleza. Por ello entiendo que es preciso darse cuenta que también tu participación de este evento estacional  o pacto entre soso y aguardiente  te hace protagonista para participar como mencioné anteriormente en ese jolgorio primaveral. Hoy en día no formulamos en nuestros quehaceres de esta inmersión primaveral pues entendemos que ya formamos parte y acción de otros procesos más humanizados en el confort de nuestras percepciones. La primavera siempre llega y se desata para todos sin distinción de intervinientes ya que formamos  igualmente parte de ese nexo de unión que algunas veces  de hipócritas entramamos por una distinción sobre los que si manifiestan ese acto de fé con la naturaleza. Yo quiero seguir enrolado en esa revolución de seres que admiten su tránsito estacional con esa manifestación de percepciones alocadas con el fin sin mas de participar con los bioritmos de orden natural. La primavera no es una quimera , la primavera también es verdad es para quien la quiera, la primavera es para quien la contempla y participa de su desinteresada entrega.